martes, 18 de abril de 2017

ERE IBERCAJA 2017. REUNIÓN SECCIONES SINDICALES EXTREMADURA

En la mañana de hoy, hemos mantenido reunión las cinco secciones sindicales, presentes en el Comité de Empresa de la provincia de Badajoz, con el objetivo de valorar la presentación del ERE propuesto por Ibercaja Banco, y su repercusión en la provincia y en la región. Como resulta lógico, todas las secciones sindicales han valorado muy negativamente la pretensión de Ibercaja de cerrar 32 oficinas en la Territorial Extremeña (25,6% de la red), y despedir a 145 empleados (un 37% del total), para quedar trabajando en las tres provincias que la componen (Cáceres, Badajoz y Salamanca), poco más de 250 empleados. Todas las secciones sindicales muestran su enérgico rechazo a este plan, que vuelve a parecerse y mucho al Plan Badajoz- (circular emitida por ASIPA en la Territorial Extremeña, que ya mostraba su preocupación por este asunto, el mal llamado Plan Badajoz+, que ni llegó a presentarse, y que más parecía un nuevo canal de televisión por cable, que una realidad. Para canales atractivos, ya teníamos el Partidazo, dijimos por aquel entonces).

Para el día de mañana, una representación de cada sindicato de la provincia, será recibida por los cuatro grupos parlamentarios de la Asamblea de Extremadura, donde les trasladaremos nuestra enorme preocupación por la situación de los compañeros de nuestra región (va para el cuarto ERE, y el séptimo año de sufrimiento). Desde los casi 1.000 empleados que trabajaban en la región en la antigua Caja de Badajoz, vamos ya por 400, con la clara pretensión de quedar en muchos menos. Es una realidad, que los pensamientos para esta Territorial no son proporcionales si los comparamos con los que se tienen para las otras cinco, donde a excepción de Castilla y León, que también sufre en el reajuste, lo demás se puede quedar "en las gallinas que sobran por las que salen".

Solicitaremos a los grupos parlamentarios su preocupación por el asunto en la medida en que además de afectar a los empleados y sus familias, afectará a los municipios, que como consecuencia del cierre de su sucursal, pudieran quedarse en situación de exclusión financiera. En una región como la extremeña, con la enorme dispersión geográfica existente en su poblaciones, puede suponer el tener que desplazarse a varios kilómetros para realizar una gestión bancaria. Esto representa un claro retroceso, por muchos avances tecnológicos que haya. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario